INFÓRMATE: Presidente (E) de la Cámara de Diputados visitó a joven evangélico agredido en “Marcha por Jesús”

Ese Chile que agrede a quienes deciden manifestarse y viola el derecho a la libertad de expresión no lo queremos, ese es un Chile que queremos erradicar, y quienes están detrás de estas agresiones tienen que pagar las consecuencias de esos delitos”, señaló el diputado.

El Presidente en Ejercicio de la Cámara de Diputados, diputado Jaime Mulet, visitó este miércoles, a Juan Pablo Benavente, joven agredido mientras participaba en la “Marcha Por Jesús”, y que terminó internado en la Clínica Alemana con un traumatismo encéfalo craneano y fractura de un dedo.

En la oportunidad el parlamentario destacó que hemos querido venir a visitar a Juan Pablo de manera simbólica este 31 de diciembre que es el día de las Iglesias Evangélicas, para conocerlo y brindarle todo nuestro apoyo, pero sobre todo para reprobar este tipo de actos, donde no se respeta en primer lugar el ejercicio de la libertad religiosa, del derecho de reunión o la libertad ambulatoria, y en definitiva el derecho a manifestarse”.

“Estamos entrando en algunos casos en episodios violentos como éstos, donde otros no toleran que una persona pueda marchar con libertad, y eso es muy grave porque revela un estado de odiosidad de estos grupos que atacan, muy propios de sociedades facistas, donde no se permiten las expresiones de otras ideas y obviamente atacan, en este caso la libertad religiosa y el derecho a expresarse. Por eso hemos querido venir a ver a Juan Pablo y él nos ha permitido visitarlo aquí en la clínica, porque no es posible que cuando cualquier persona esté marchando junto a niños, o en familia, sea atacado brutalmente y lesionado como a él le pasó. Ese Chile no lo queremos, ese es un Chile que queremos erradicar, y quienes están detrás de estas agresiones tienen que pagar las consecuencias de esos delitos”.

Por su parte, Juan Pablo Benavente, quiso dar su testimonio de la agresión sufrida, recalcando que fue “sin mediar provocación alguna, a la altura de la Universidad Católica, nos alcanzó una turba de aproximadamente de unas cien personas, que provocó que las personas que estaban al frente de la fila, que eran familias cristianas, mujeres y niños, huyeran aterrorizadas. Yo quedé al frente sin buscarlo junto a otras personas, y fuimos atacados con piedras, bombas, vidrios. En medio de la turba, un tipo me pegó con un palo en la cabeza lo que me botó al suelo y luego entre dos me patearon en la cabeza repetidamente. Yo traté de defenderme con las manos de la manera que tuve y terminé con un dedo fracturado, hematomas en el codo y en la espalda, lo que derivó en que me trasladaran, gracias al auxilio de gente que me protegió, a la Posta Central, donde permanecí como cuatro horas con serios problemas para entender lo que me decían los enfermeros y mis brazos adormecidos, hasta que finalmente me trajeron hasta la Clínica Alemana, donde me hicieron varios exámenes que determinó mi traumatismo y me tengo que quedar hospitalizados varios días, no sé hasta cuando".

La “Marcha por Jesús”, convocada por agrupaciones evangélicas, es un evento, que se realiza desde hace ya cuatro años y contaba con la autorización de la Intendencia, conmemoraba el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes.

Dejar un comentario